La Procesionaria del pino es una especie de lepidoptero, perteneciente a la familia de los notodóntidos.

Suponen una plaga en los bosques de pino de Europa y sobretodo de España. Por eso debemos ir con mucho cuidado al sacar a pasear a nuestra mascota.

 


La oruga, es el peligro para nuestras mascotas. Está cubierta por más de 600.000 pelos muy urticantes, que son los encargados de provocar las reacciones alérgicas. Poseen una toxina llamada Thaumatopina, con un efecto muy irritante.

La oruga procesionaria es capaz de “disparar” estos pelos en caso de sentirse atacada, y el aire puede dispersarlos hasta una distancia de más de 200 metros.


La temporada más frecuente para cruzarnos con ella es durante los meses de marzo a junio. Durante estos meses cálidos, abandonan la crisálida para salir en busca de comida.

 


¿ Cómo se si a mi perro le ha picado una oruga procesionaria ?

Los síntomas que podemos encontrar son variados. La intensidad de la reacción depende la cantidad de pelos que han entrado en contacto con la piel. Los efectos pueden ir desde una simple irritación a shock anafiláctico. Algunos de los síntomas que podemos observar son:

 

  • Nerviosismo: Tenencia a tocarse la boca, degluciones repetidas e hipersalivación
  • Angioedema, llegando a impedir el cierre de la boca
  • Color azulado de la lengua (Cianosis)
  • Conjuntivitis, en caso de entrar en contacto con los ojos
  • Problemas digestivos, en caso de ser ingeridas
  • Afección sistémica: Disnea, Edema de laringe, fiebre, CID, convulsiones e incluso muerte.

 

Como en prácticamente la totalidad de las patologías, un diagnóstico precoz es fundamental para limitar las secuelas. Ante la menor sospecha de contacto con la oruga procesionaria, acude al veterinario rápidamente.

 

 


PREVENCIÓN

La mejor medida para evitar el contacto es la prevención.

Debemos evitar paseos en zonas de riesgo (pinares) en los meses de riesgo. También existe la opción del uso de insecticidas frente a las larvas, las cuales son muy sensibles. Debemos eliminar los nidos de los jardines de nuestras viviendas y mantener un correcto estado sanitario de nuestros pinos. Siempre que observemos indicios de alguna plaga, debemos avisar a las autoridades.

 

Si queréis saber más sobre este tema, no dudeis en contactar con Nosotros. Estamos en la época de mayor riesgo frente a la oruga procesionaria, por lo que debemos extremar la precaución.